Blanca de Lizaur, PhD, MA, BA, Especialista en contenidos

Revista

“Diccionario” de PROFESIONES DOMÉSTICAS para gente de medios

“Diccionario” de PROFESIONES DOMÉSTICAS para gente de medios

Para gente de medios, Revista
Nuestros escritores de telenovela, se han lanzado con singular alegría a llamar “institutrices” a las “niñeras”, sin tener la más remota idea de cuál es la diferencia entre ambas. Su meta, muy loable, es invitarnos a hablar de ellas con más respeto. Para ello, en mi opinión, no hace falta violentar nuestro idioma, sino recordar que son seres humanos, y que las necesitamos grandemente, en este mundo en el que tanto el padre como la madre se ven muchas veces obligados a trabajar fuera del hogar. En el mundo judeo-cristiano, un empleado doméstico sostiene con sus patrones una relación, mitad profesional, mitad de parentesco, llamada “relación heril”. Las obligaciones que las religiones judeo-cristianas marcan al patrón de un empleado doméstico, se acercan mucho a las que el jefe de fami
Todo lo que SIEMPRE QUISISTE SABER SOBRE TU VOZ…, pero nadie te supo contestar

Todo lo que SIEMPRE QUISISTE SABER SOBRE TU VOZ…, pero nadie te supo contestar

Para todos, Revista, Selecciones del editor
Dedicatoria cordial a Claudio Lenk (q.e.p.d.), Roxana Coll, Ignacio Cobeta, Víctor Osma y Concha Doñaque - I - La voz goza de un poder casi mágico, para atraer o alejar a las personas. Y en la cultura indígena –en una cultura oral y rural–, la voz es la persona, y refleja su alma, su esencia, su yo. Benjamín Disraeli decía: “Nada revela tan fiablemente el carácter de una persona, como su voz”. Para quienes vivimos de la voz (maestros, actores, cantantes, vendedores, terapeutas, oradores, políticos, merolicos, recepcionistas, y muchos más), la voz es también todo. Necesitamos entrenarla, modelarla, y ejercitarla, so pena –si no lo hacemos– de dañarla o perderla irremisiblemente (nódulos, pólipos, edema, afonía, disfonía, etc.). Pero, ¡qué difícil es encontrar un maestro hábil y efi